Domingos Pasados

Domingo Junio 2, 2019

CONTROLANDO NUESTRA LENGUA

TEXTO: Santiago 3:1-12
TEMA: Controlando nuestro hablar
PROPOSITO: Comprender el daño o bendición que puede producir nuestro hablar.

INTRODUCCION: Mateo 12:34 Con estas palabras el Señor nos dice que el problema en sí no está en la lengua como tal, sino en lo que hay dentro de nosotros. La lengua funciona por lo que hay en el cerebro (corazón). Los neuro lingüistas todavía no descubren todo lo relacionado a la función del habla. Hoy debemos incluir lo que escribimos, no solo lo que hablamos.

FRASE DE ENLACE: Veamos cómo Santiago nos hace una descripción de la lengua1. EL PODER DE LA LENGUA (3:1–5)

1. EL PODER DE LA LENGUA (3:1–5)

A.  No se autoproclamen maestros.

  *Quien enseña debe tener claridad de la responsabilidad.

  * La condenación de un maestro es mayor

B. (v2) Santiago se incluye a sí mismo “Porque todos ofendemos muchas veces”

La madurez espiritual requiere una lengua domada.

C.(v 3-5) Tres ilustraciones aclaran este punto: el freno y el caballo, el timón y el barco, la flama y el bosque

  *Tanto el freno como el timón deben de vencer fuerzas contrarias.

   **El freno domina la fuerza del caballo

   **el timón vence la fuerza del viento

  *La lengua debe vencer fuerzas contrarias.(la vieja naturaleza)

  *La lengua es la expresión del estado interno de tu mente; y por lo tanto, su alcance es increíble

  *¡La lengua es pequeña, pero poderosa!

  2.  LA PERVERSIDAD DE LA  LENGUA  (3:6–8)

A. 3:6. La lengua no solo tiene poder; también es perversa

  * A pesar de su tamaño puede ser satánica y contaminante

  * Un fuego Prov 16:27; 26:20-22

  *Contamina todo el cuerpo

  *Inflama la rued de la creación

  *Es inflamada por el infierno  Sal 64:3

B. (3:7) Nuestra lengua es una bestia sin domar

C. (3:8). Nadie puede domar la lengua, porque:

   * es un mal que no puede ser refrenado,

   * es rebelde, inestable, desenfrenada,

   * la lengua está llena de veneno mortal (cf. Sal. 140:3).

3.  LA CONTAMINACIÓN DE LA LENGUA (3:9–12)

A. (3:9–10). Como en la serpiente que se divide en dos puntas,

   *con ella bendecimos y maldecimos

   * esto es totalmente incongruente

B. (3:11–12). El punto es claro: la lengua del creyente no debe ser un elemento de inconstancia

CONCLUSIÓN: Pequeña e influyente, la lengua debe estar controlada; satánica e infecciosa, la lengua debe estar acorralada; salada e inconsistente, la lengua debe limpiarse.

BIBLIOGRAFIA:

Walvoord, J. F., & Zuck, R. B. (2006). El conocimiento bíblico, un comentario expositivo: Nuevo Testamento, tomo 4: Hebreos-Apocalipsis (pp. 73–75). Puebla, México: Ediciones Las Américas, A.C.