ATRIBUTOS

TEMA: La misericordia y la bondad de Dios. (Serie: atributos de Dios)

PROPÓSITO: Exaltar la misericordia de Dios especialmente para con nosotros, su Iglesia.

TEXTO: Salmo 136

INTRODUCCIÓN: Misericordia: “La misericordia es el atributo de Dios que lo dispone a ser activamente compasivo.” Debido a que la justicia de Dios quedó satisfecha en Jesús, Él es libre de mostrarse misericordioso con aquellos que eligen seguirle. Nunca se acabará, ya que es una parte de la naturaleza de Dios. La misericordia es la manera en que Dios desea relacionarse con la humanidad. Y lo hace así, a menos que la persona elija despreciar o ignorar a Dios, momento en el cual la justicia se convierte en el atributo prominente.

Dios es afable – esto incluiría Su bondad, benevolencia, misericordia y amor – las cuales son palabras que dan tintes de significado a Su bondad. Si no fuera por la gracia de Dios, parecería que el resto de Sus atributos nos excluirían de Él. Afortunadamente este no es el caso, porque El desea conocernos a cada uno personalmente (Éxodo 22:27; Salmos 31:19; 1ª Pedro 1:3; Juan 3:16, Juan 17:3).

FRASE DE ENLACE: Al tratar de estudiar la misericordia de Dios, necesitamos hacer una distinción triple

1. LA MISERICORDIA “GENERAL” DE DIOS.

A. hay una misericordia general de Dios, que se extiende, no sólo a todos los hombres, creyentes y no creyentes, sino también a la creación entera: (Sal. 145:9). (Hech. 17:25).

B. Dios tiene compasión de la creación irracional en sus necesidades y las suple con la provisión apropiada. Mt 10:29; Lc 12:6; Sal 104:16

2. MISERICORDIA MOSTRADA AUN SOBRE LOS PECADORES.

A. Dios da lo que necesitan: (Mat. 5:45).

B. Esta misericordia es de naturaleza puramente temporal

            ** es decir, se limitan estrictamente a la vida presente. La misericordia no se extenderá, para ellos, más allá de la  tumba: Isa. 27:11

C. Esta misericordia no se debe confundir

            **puede presentarse una dificultad a algunos, a saber: ¿No dice la Escritura que “para siempre es su misericordia? (Sal.    136:1).

            **Hay dos cosas a tener en cuenta con referencia a esto.   Dios no puede, jamás, dejar de ser misericordioso porque        ésta es una cualidad de la             esencia divina (Sal. 116:5);

            **pero el ejercicio de su misericordia es regulado por su         soberanía.

D. Es sólo la gracia soberana la que determina el ejercicio de la misericordia divina. Dios lo afirma categóricamente en Romanos 9:15:

            **No es la desdicha de la criatura la causa de la misericordia de Dios, ya    que nada ajeno a sí mismo puede influir en él.   (Tito 3:5

            **Ni son tampoco los méritos de Cristo los que mueven a  Dios a otorgar sus misericordias sobre los elegidos

E. Debemos observar detenidamente a quienes es mostrada su misericordia. Aun el arrojar a los reprobados al lago de fuego es un acto de misericordia. Debemos considerar el castigo de los impíos desde tres puntos de vista.

            **el punto de vista de Dios, es un acto de justicia, que vindica su honor. La misericordia de Dios nunca se muestra en perjuicio de su santidad y           justicia.

            **El punto de vista de los impíos, será un acto de equidad el hacerles sufrir el castigo debido a sus iniquidades. Pero,

            **desde el punto de vista de los redimidos, el castigo de los impíos es un  acto de misericordia indecible.

3. MISERICORDIA PARA LA IGLESIA, SUS SANTOS.

Comunicada por el camino del pacto, a través del Mediador.

A.“a través” o a causa de la tierna misericordia de Dios, que Cristo fue enviado a su pueblo (Lucas 1:78).

            **Los méritos de Cristo hicieron posible que Dios concediera            misericordias espirituales a sus escogidos, al haber sido satisfecha plenamente la justicia por el Fiador. No, la misericordia proviene solamente     de la propia voluntad soberana de Dios. Por otra parte, aunque sea verdad,          bendita y gloriosa verdad, que la misericordia de Dios “permanece para          siempre”

B. ¡Qué terrible sería si el presente estado de cosas continuara para siempre

            Si los hijos de Dios tuvieran que vivir rodeados de los hijos del diablo!

            Si los oídos de los santos tuvieran que escuchar el lenguaje  sucio y blasfemo de los reprobados, el cielo dejaría de ser  cielo al momento.

            ¡Qué misericordia muestra el hecho de que en la Nueva  Jerusalén no entrará “ninguna cosa sucia, o que hace abominación y mentira” (Ap 21.27).

            Salmo 136:15 ; Ap 19:1-3,

C. Dios es un Dios de justicia tanto como de misericordia, que ha declarado de forma categórica que “de ningún modo justificará al malvado” (Exo. 34:7).

Sí, él ha dicho (Sal. 9:17).

CONCLUSIÓN: Dios no será injusto para consigo mismo. El muestra misericordia para el impenitente (Luc. 13:3). Es diabólico seguir en pecado, y, aun así, contar con que la misericordia divina perdona el castigo sin arrepentimiento.

Es como decir: “Hagamos males para que vengan bienes”; de los que así hablan, está escrito: “La condenación de los cuales es justa” (Rom. 3:6). Tal presunción será frustrada; leamos cuidadosamente Deut. 29:18-20. Cristo es el propiciador espiritual, y todos los que desprecian y rechazan su autoridad perecerán “en el camino, cuando se encendiere un poco su furor” (Sal. 2:12).

 “Grande es hasta los cielos tu misericordia” (Sal. 57:10). Las riquezas de la misma trascienden nuestros pensamientos más sublimes. “Porque como la altura de los cielos sobre la tierra, engrandeció su misericordia sobre los que le temen” (Sal. 103:11). Nadie puede medirla.

Los elegidos son llamados “vasos de misericordia” (Rom. 9:23). Fue la misericordia la que los vivificó cuando estaban muertos en pecado (Efe. 2:4,5). La misericordia los salvó (Tito. 3:5). Su grande misericordia los regeneró para una herencia eterna (1Ped. 1:3). Y, por último, el tiempo nos faltaría para hablar de la misericordia que conserva, sostiene, perdona y provee. Para los suyos, “Dios es el Padre de misericordias” (2Cor. 1:3).