CARTA A LOS COLOSENSES

TEMA: La preeminencia de Cristo en nuestro diario vivir

PROPÓSITO: Alentar al oyente a dar preeminencia a Cristo en su vida de pareja, familia y trabajo.

TEXTO: Colosenses 3:18–21

INTRODUCCIÓN: Se está diciendo más y más que lo peor de la sociedad no es la delincuencia juvenil, sino la delincuencia paternal; porque si hubiese menos padres delincuentes habría menos jóvenes delincuentes. Napoleón dijo: ” Lo que Francia necesita son madres”, nosotros siguiendo esta misma línea agregamos que lo que más necesita el mundo es hogares realmente cristianos.

1. PREEMINENCIA DE CRISTO EN LAS ESPOSAS, v. 18.
A. La autoridad de Cristo ordena a las esposas subordinación a los maridos, v. 18a. Hoy estamos sujetos a fuertes influencias feministas, donde predomina la enseñanza de la igualdad de hombres y mujeres a todos los efectos Antes de la caída en pecado, el hombre y la mujer fueron creados iguales en dignidad La caída significó, entre otras cosas, el trastorno del orden establecido por Dios La nueva vida en Cristo pone fin tanto a la agresividad masculina (3:19) como a la manipulación femenina
EL TEXTO BIBLICO NO DICE:
Que la mujer es inferior al hombre.
Maridos, sujetad a vuestras esposas
Maridos, azotad a vuestras esposas si son insumisas.
De derechos, sino de responsabilidades (ni en el caso de las mujeres, ni en el de las cinco categorías restantes).
Mujeres, anulad vuestra personalidad
EL TEXTO SI DICE:
Trata a la mujer como persona madura, capaz de asumir sus propias decisiones, el orden en la sociedad y en la familia, establecido por Dios en el momento de la creación, debe ser respetado y restaurado en Cristo
B. La autoridad de Cristo ordena a las esposas subordinación a sus maridos, como conviene en el Señor, v. 18b.

2. PREEMINENCIA DE CRISTO EN LOS MARIDOS, v. 19.
A. La autoridad de Cristo ordena a los maridos que amen a sus esposas, v. 19a.
B. La autoridad de Cristo ordena a los maridos a no ser ásperos con sus esposas, v. 19b. Así debe actuar el marido cristiano. No debe ser brusco en palabra ni gesto; todo lo contrario, debe ser apacible, cariñoso y amable

3. PREEMINENCIA DE CRISTO EN LOS HIJOS, v. 20.
A. La autoridad de Cristo ordena a los hijos que obedezcan a sus padres, v. 20a.
B. La autoridad de Cristo ordena a los hijos que obedezcan a sus padres en todo, v. 20b.

4. PREEMINENCIA DE CRISTO EN LOS PADRES, v. 21.
A. La autoridad de Cristo ordena a los padres no exasperar a sus hijos, v. 21a.
B. La autoridad de Cristo ordena a los padres que no desalienten a sus hijos, v. 21b.

CONCLUSIÓN: Hemos dicho que la necesidad más apremiante de la sociedad, actualmente, es tener hogares cristianos, pero sin la preeminencia de Cristo en el hogar no puede haber hogar cristiano.


BIBLIOGRAFÍA:
Burt, D. F. (2006). Deberes Domésticos y otros Asuntos: Colosenses 3:18-4:18 (12).Barcelona: Publicaciones Andamio.
Carro,D., Poe, J. T., Zorzoli, R. O., & Editorial Mundo Hispano (El Paso, T.(1993-). Comentario bíblico mundo hispano Gálatas, Efesios, Filipenses, Colosenses, y Filemón (1. ed.) (313). El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano.

%d bloggers like this: