CARTA A LOS ROMANOS

TEMA: Comprendiendo que pasa en nuestra vida espiritual.

PROPÓSITO: Comprender la importancia de dedicarnos a la vida en el Espíritu Santo.

TEXTO BÍBLICO: Romanos 8:1-26

TEXTO CLAVE: Romanos 8:1-3

INTRODUCCIÓN: El problema presentado en los capítulos 6 y7 queda resuelto en el capítulo 8.
FRASE DE ENLACE: Veamos tres efectos en nosotros producidos por tres “agentes” diferentes.

1. LO QUE LA CARNE PRODUCE EN NOSOTROS

5. Los que viven según las inclinaciones de la naturaleza débil, solo se preocupan por seguirlas; 6. Y preocuparse por seguir las inclinaciones de la naturaleza débil lleva a la muerte; 7. Los que se preocupan por seguir las inclinaciones de la naturaleza débil son enemigos de Dios, porque ni quieren ni pueden someterse a su ley. 8. Por eso, los que viven según las inclinaciones de la naturaleza débil no pueden agradar a Dios.
9. El que no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Cristo

12. Así pues, hermanos, tenemos una obligación, pero no es la de vivir según las inclinaciones de la naturaleza débil. 13. Porque si viven ustedes conforme a tales inclinaciones, morirán;
15.Pues ustedes no han recibido un espíritu de esclavitud que los lleve otra vez a tener miedo,

2. LO QUE EL PADRE PRODUCE EN NOSOTROS

1. Así pues, ahora ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús,

3. Dios envió a su propio Hijo en condición débil como la del hombre pecador y como sacrificio por el pecado, para de esta manera condenar al pecado en esa misma condición débil.

10. Pero si Cristo vive en ustedes, el espíritu vive porque Dios los ha hecho justos, aun cuando el cuerpo esté destinado a la muerte por causa del pecado.

15. Sino el Espíritu que los hace hijos de Dios. Por este Espíritu nos dirigimos a Dios, diciendo: “¡Abbá! ¡Padre! 16. Y este mismo Espíritu se une a nuestro espíritu para dar testimonio de que ya somos hijos de Dios
27. Y Dios, que examina los corazones, sabe qué es lo que el Espíritu quiere decir, porque el Espíritu ruega, conforme a la voluntad de Dios, por los del pueblo santo.

3. LO QUE EL ESPÍRITU SANTO PRODUCE EN NOSOTROS

2. porque la ley del Espíritu que da vida en Cristo Jesús, te liberó de la ley del pecado y de la muerte. 3

4. inclinaciones de la naturaleza débil sino según el Espíritu. 5. pero los que viven conforme al Espíritu, se preocupan por las cosas del Espíritu.

6. pero preocuparse por las cosas del Espíritu lleva a la vida y a la paz.

9. Pero ustedes ya no viven según esas inclinaciones, sino según el Espíritu, puesto que el Espíritu de Dios vive en ustedes.

11. Y si el Espíritu de aquel que resucitó a Jesús vive en ustedes, el mismo que resucitó a Cristo dará nueva vida a sus cuerpos mortales por medio del Espíritu de Dios que vive en ustedes.

13. pero si por medio del Espíritu hacen ustedes morir esas inclinaciones, vivirán.
14. Todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, son hijos de Dios.

23 sino también nosotros, que ya tenemos el Espíritu como anticipo[e] de lo que vamos a recibir.

26. De igual manera, el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad. Porque no sabemos orar como es debido, pero el Espíritu mismo ruega a Dios por nosotros, con gemidos que no pueden expresarse con palabras

CONCLUSIÓN: Pablo nos presentó en los capítulos seis y siete la imposibilidad de vivir conforme a la Ley de Dios y también cómo el hombre está sometido al pecado. Pero en capitulo ocho nos muestra que la única opción para el hombre es ser espiritual. Debemos llenarnos del Espíritu Santo pues es la única manera de vencer los obstáculos puestos en 6 y 7.