CARTA A LOS ROMANOS

TEMA : Tenemos esperanza en medio de las tribulaciones.

PROPÓSITO: Comprender el gozo de las dificultades

TEXTO: Romanos 5:1-11

INTRODUCCIÓN: Como padres, queremos evitar que nuestros hijos pasen por las dificultades que nosotros pasamos. Pero ¿qué tan bueno es eso para nuestros hijos? Muchas veces ellos no alcanzan a entender que la vida tiene dificultades. “Si no te mata, te hace más fuerte”. Dios quiere que aprendamos de su misericordia por medio del dolor.
FRASE DE ENLACE: Trataremos de hacer un estudio inductivo de Romanos 5:1-11 para sacar algunas conclusiones acerca del propósito del sufrimiento.

1.RESULTADOS DE LA JUSTIFICACIÓN POR LA FE (Rm 5:1-2)
Según estos versículos, la justificación por la fe produce
A. El alejamiento y la enemistad con Dios ha desaparecido junto con todos nuestros pecados pasados. Ahora disfrutamos de un gran sentimiento de paz como jamás hemos tenido
B. Una puerta de entrada a la gracia: “pues por él tuvimos entrada a esta situación de gracia en que nos encontramos” (NBE) En griego, la palabra que se traduce por “entrada” literalmente significa “libertad para entrar o derecho de entrada” a la misma presencia de Dios cuando oramos. En otras palabras, tenemos derecho de audiencia para hablar con el Rey de reyes y Señor de señores quien es la máxima autoridad de todo el universo visible e invisible y, ese derecho de entrada, nos da la posibilidad de pedir todo lo que queramos
C. Produce en nosotros un sentimiento de alegría mezclado con satisfacción y orgullo “y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios” o “estamos orgullosos con la esperanza de alcanzar el esplendor de Dios.” (NBE) “y nos alegramos con la esperanza de tener parte en la gloria de Dios:”

2. EL LADO POSITIVO DE LAS DIFICULTADES (Romanos 5:3-5)
A. Lo que Pablo escribe aquí nos parece extraño porque vivimos en un mundo que no quiere tener problemas y dificultades, porque nos esforzamos por escapar del sufrimiento por medio de drogas, terapias, hospitalizaciones e incluso por la religión.
** Por eso la prédica “pare de sufrir” tiene tantos seguidores.
** Pero el verdadero evangelio nos muestra el lado positivo de las dificultades, como bien traduce la Nueva Biblia Española: “Más aún, estamos orgullosos de las dificultades, sabiendo que la dificultad produce firmeza, la firmeza calidad, la calidad esperanza y esa esperanza no defrauda, porque el amor que Dios nos tiene inunda nuestros corazones por el Espíritu que nos ha dado.”.
B. Resultados positivos del sufrimiento.
(1) La paciencia. Aquí emplea la palabra upomonhn  (upomonen) que se traduce por “paciencia, persistencia, perseverancia”.
*Tal vez alguna vez pensamos que las dificultades debilitan nuestra fe y hacen que nos alejemos del Señor, pero para el que realmente tiene a Cristo en su vida, el sufrimiento lo afirma aun más, lo hace más aguerrido, más tenaz y más persistente en seguir adelante y lograr sus metas.
(2) La perseverancia produce prueba es decir, calidad, que describe un carácter probado, auténtico, genuino, estimado.
* Porque si uno ha perseverado en medio de las dificultades, la gente sabe que puede confiar en nosotros, que no nos rompemos ni nos doblamos.
(3) El tercer resultado de la aflicción es la esperanza que nace de un carácter probado. Esta esperanza no avergüenza, es decir, no defrauda, no desilusiona a los que esperan, porque es una esperanza que fluye del amor “porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha dado.”

3. ENSEÑANZAS ACERCA DEL SUFRIMIENTO. (Romanos 5:6-8)
A. La enseñanza sobre nuestra anterior debilidad, es decir, sobre la incapacidad del ser humano de salvarse por sí mismo. “Porque Cristo, cuando aun éramos débiles…murió por nosotros”, Aquí la palabra “débiles” se puede traducir “sin fuerzas, desvalidos o cuando no podíamos hacer nada”, vino la salvación del cielo: el Hijo de Dios murió para darnos vida.
(B) La enseñanza sobre el tiempo de Dios. “a su debido tiempo” o “en su momento” “en el tiempo fijado”, en el kairon  (kairón), justo a tiempo. Su nacimiento, muerte y resurrección fue en el momento justo del cronómetro de Dios.
(C) La enseñanza sobre sacrificarse o dar la vida por otra persona. Y aquí nos muestra que la gente es capaz de morir por una persona buena pero no tanto por una persona justa. “ciertamente, apenas morirá alguno por un justo” o “a duras penas”. “pudiera ser que alguno osara morir por el bueno”. Pablo dudaba que alguno quisiera morir en lugar o “por” un justo, aunque veía mejores posibilidades en que se quiera sacrificar por el hombre bueno ¿por qué? Porque la bondad está sobre la justicia. Un hombre justo muchas veces se muestra ofensivo e incluso amenazante, en cambio, el que es bueno es más accesible, más abierto para ser amado y estimado.
(D) La enseñanza que el amor de Dios supera ampliamente a cualquier amor humano. “Mas Dios muestra su amor por nosotros, en que siendo aun pecadores Cristo murió por nosotros” Dios “acredita su amor” o “muestra los quilates de su amor” (V. Int.) que siendo pecadores, es decir, malvados, Cristo murió por nosotros”

4. EL EFECTO DE LA RECONCILIACIÓN EN EL DOLOR (Romanos 5:9-11)
A. Pablo, aunque se refiere a la misma justificación, la presenta desde otra perspectiva. Primeramente nos muestra a Abraham como ejemplo de fe, y como esa fe le fue contada por justicia, y que también nosotros como él, se nos cuenta la fe como justicia, por lo cual, concluye, “justificados, pues, por la fe tenemos paz para con Dios.” Pero ahora, nos muestra la muerte de Cristo, su muerte como la expresión misma del amor de Dios, para concluir diciendo “justificados por su sangre, seremos salvos de la ira o del castigo”. La justificación por la fe nos da la paz con Dios. La justificación por la sangre nos salva de la ira de Dios. La ira que trae juicio y castigo, es más gráfica que la del castigo solo. Una cosa es ser juzgado por un juez indiferente, que cumple con su deber, pero ser juzgado por un juez realmente enojado es una cosa muy diferente. No sabríamos qué será más terrible: si el infierno mismo o enfrentar a Dios enojado. ¡Pobres aquellos que han rechazado al Hijo de Dios! ¡Pobres los que han sido de tropiezo y escándalo en la iglesia! Pero benditos aquellos que han puesto su fe en la sangre de Cristo, porque ellos “estando ya justificados por su sangre, por él serán salvos de la ira.”
B. Reconciliar es la acción de cambiar la enemistad en amistad. También significa poner a alguien en paz con Dios. Es volver a las amistades o poner de acuerdo los ánimos desunidos.
C. Si en la muerte de Cristo fuimos reconciliados con Dios, en su vida seremos salvados. Por eso Jesucristo tuvo que morir y resucitar. Murió para quitar la enemistad con Dios, para reconciliarnos y darnos la paz, pero resucitó para poder salvarnos mediante su vida. Otras versiones traducen “seremos salvos en su vida” (Nácar Colunga) “nos salvará su vida” (NBE) “encontraremos salvación en su vida” (INT) La salvación nos sería completa solo con su muerte en la cruz, hacía falta que volviera a la vida para ser realmente nuestro Salvador.
D. Se gloriaba en Dios, o como dicen otras versiones “estamos también orgullosos de Dios” (NBE) También se puede traducir “nos alegramos en Dios” o “tenemos un gran motivo de satisfacción en Dios” por el Señor Jesucristo, por quien hemos recibido la reconciliación. Y en esto se diferenciaba de todas las demás religiones que demandaban el sacrificio de niños quienes eran degollados o asados vivos para lograr una buena cosecha o ganar una guerra; se diferenciaba de la historia de esos dioses que estaba llena de engaños, mentiras, infidelidad y toda clase de inmoralidad. En cambio nuestro Dios, en lugar de pedir el sacrificio humano, sacrificó a su propio Hijo para salvarnos, y en lugar de la infidelidad los que lo conocieron lo llamaron “Dios fiel”, y en lugar del engaño y la mentira, su propio Hijo es la verdad encarnada. Mientras que los demás dioses eran ídolos que ni oyen, NI ven, NI hablan o caminan, nuestro Dios ha manifestado y manifiesta su poder con sanidades, milagros y señales. En tanto que los demás dioses se mantienen distantes y alejados, nuestro Dios nos hizo miembros de su propia familia mediante Cristo. ¡Cómo no estar orgullosos de nuestro Dios mediante Jesucristo!

CONCLUSIÓN: En el inmenso amor de Dios está el utilizar el dolor y el sufrimiento para forjar en nosotros carácter cristiano, fidelidad y el reconocimiento de su constante presencia a nuestro lado. Debemos, como Pablo, gloriarnos en medio del sufrimiento y el dolor. Pero no con espíritu masoquista, sino entendiendo el propósito de Dios en todo esto.