IDENTIDAD

TEMA: ¿Cómo conocer a Dios?

PROPÓSITO: Entender lo importante y trascendental que es conocer a Dios.

TEXTO: Jeremías 9:24; Oseas 6:6

INTRODUCCIÓN: Hay tres modos de conocer a Dios: (1) Inmediato o intuitivo (cara a cara) Los bienaventurados en el cielo 1 Jn 3:2, 1 Cor 13:12. (2) Discursivo y racional. El que poseen los teólogos, los filósofos por medio de la razón, y(3) El de la fe. Se conoce solo en la esfera espiritual.

FRASE DE ENLACE: Hoy me ocuparé de dos maneras de conocer a Dios.

1. POR SU PALABRA, LA BIBLIA. Juan 5:39

A. La exhortación del Señor es a escudriñar SU palabra, pues ella es la que da testimonio de ÉL.

B. La Biblia nos enseña del carácter de Dios.

    Su amor y su justicia.

    Su poder y su benignidad

    Su Gracia y su gloria

C. Toda la Biblia resalta el inmenso amor de Dios por el hombre y se puede resumir en Jn 3:16 y Rom 5:8

D. El peligro de quedarnos en este conocimiento es que podemos llegar a ser como

      Los fariseos. Jn 7:28-29; 8: 15,19

     El que conoce a Dios, hace lo que a Dios le agrada Jn 8:29

     El pueblo de Israel. Oseas 6:6 (en la Iglesia podemos ver a          muchos que “sirven” a Dios pero no le conocen)

     Los teólogos, que trazan bien la teología pero no lo conocen.

2. POR EL ESPÍRITU SANTO.  (1 Cor 2:5-16)

A. Dios no puede ser conocido por el intelecto. (2:7)

   La sabiduría de Dios.

   Los gobernantes y sabios no la conocen (2:8)

B. La única manera de conocer a Dios es por medio del Espíritu Santo (2:10)

   Da risa pensar que podemos conocer a Dios con nuestra mente.

C. Solo el espíritu de Dios examina y conoce las profundidades de Dios (2:10).

   Esto puede sonar inalcanzable, pero veamos el siguiente.

D> nosotros hemos recibido el Espíritu que procede de Dios (2:12).

    Podemos, entonces, conocer a Dios porque su Espíritu está en nosotros.

   Es necesario nacer de nuevo. Pero nacer de nuevo no es repetir una oración del pecador penitente.

   Es cuando el Espíritu ejerce DOMINIO ABSOLUTO sobre nosotros.

E. Podemos estar hablando de Dios y no conocerle. La Biblia dice: por sus frutos los conoceréis.

            (1) Qué tan dispuesto estoy a obedecerle? Le hago unas preguntas y ud. responde.

¿Cuál es su actitud ante la oración, la lectura de la biblia y vida devocional personal?

¿Cuál es su actitud al venir al culto? ¿Es glorificar a Dios?

¿Cuál es su actitud ante diezmos y ofrendas?

¿Cuál es su actitud ante mandatos como: Evangelizar, asistir a la Iglesia, ser parte del Cuerpo de Cristo, ejercicio de los dones?

F. Nuestra actitud ante el ministerio del Espíritu Santo.

   Dejamos fluir al E.S. en nuestras vidas?

   Buscamos manifestar el fruto del Espíritu diariamente?

   Permitimos el desarrollo de los dones sobrenaturales?

CONCLUSIÓN Terminemos leyendo unos versículos.

Jeremías 4:22; Jeremías 9:24; Oseas 5:4-5; 8:1-4

Necesitamos conocer a Dios en una forma personal, individual y solo lo podemos hacer por medio del Espíritu Santo.