MISIONES

TEMA: Adquiriendo conciencia misionera

PROPÓSITO: Despertar en la audiencia pasión por las misiones y por los perdidos.

TEXTO: Mateo 28:18-20


INTRODUCCIÓN: Definición de misiones: Donald McGavran señala: « como una empresa dedicada a la proclamación de las buenas nuevas de Jesucristo, y a persuadir a los hombres a hacerse sus discípulos y miembros responsables de su iglesia.» Una definición operativa de M es: « M es el pueblo de Dios cruzando intencionalmente barreras de iglesia a no iglesia, de fe a no fe, para proclamar por palabra y acción el advenimiento del reino de Dios. la participación de la iglesia en la M de Dios de reconciliar a las personas con Dios, consigo mismas, unas con otras, y con el mundo, y reunirlas en la iglesia a través del arrepentimiento y la fe en Jesucristo por la obra del Espíritu Santo con miras a la transformación del mundo como una señal de la venida del reino en Jesucristo».[1]
FRASE DE ENLACE: ¿Por qué la iglesia debe hacer misiones?

1. DIFERENCIAS ENTRE MISIONES Y EVANGELISMO.

A. ¿Existe alguna diferencia entre “Misiones” y “evangelismo”?
EVANGELISMO. 1. La predicación del evangelio cristiano de salvación a través de Jesús y con el poder del Espíritu Santo a otras personas inconversas, con el propósito de que puedan arrepentirse de sus pecados, poner fe en Cristo como Señor y Salvador, y encontrar una nueva vida en él. Los medios utilizados para esparcir el evangelio son muchos y diversos. Todos ellos deben ser relevantes para la cultura particular de las personas a las que se quiere alcanzar. Por otro lado, se ha indicado que la tarea de proclamar las buenas nuevas constituye el eje de la misión de la iglesia.[2]

B. Según CLADE I: «La E no es algo optativo: es la esencia misma del ser de la iglesia, su tarea suprema.» No obstante, existe una amplia diversidad de acercamiento a la E. Según el PL, «Nuestra presencia cristiana en el mundo es indispensable para la E; también lo es un diálogo cuyo intento sea escuchar con sensibilidad a fin de comprender. Pero la E misma es la proclamación del Cristo histórico y bíblico como Salvador y Señor, con la mira de persuadir a la gente a venir a él personalmente, y reconciliarse así con Dios.… Los resultados de la E Incluyen la obediencia a Cristo, la incorporación a su iglesia y el servicio responsable en el mundo.» Además, una E mundial requiere que toda la iglesia lleve todo el evangelio a todo el mundo. Esta tarea es urgente. «Si no nos comprometemos con urgencia en la tarea de la E, seremos culpables de inexcusable falta de compasión humana.»

C. EVANGELIZACIÓN CROS CULTURAL. Extensión de los esfuerzos evangelizadores más allá de las fronteras culturales, raciales, sociales y lingüísticas.[3]

2. MISIONES

A. Definición: Vocablo de uso católico romano, pero hoy muy generalizado, para referirse a la misión propia de la iglesia, por la cual ésta presta su mayor servicio al mundo y a los seres humanos mediante la proclamación del evangelio, en palabras y acción. Es deber de toda la comunidad cristiana y fuente de gozo para ella. Debe estar dirigida a todos los seres humanos y ser auténtica y viva, sin distorsiones ni perplejidades. «Debe contener siempre una clara proclamación de que en Jesucristo, Hijo de Dios hecho hombre, muerto y resucitado, se ofrece la salvación a todos los hombres, como don de la gracia y de la misericordia de Dios.» Este es el centro, base y germen de su dinamismo, y su contenido esencial. 2. Según la definición de los arzobispos anglicanos (desarrollada en 1918 por la Comisión de Arzobispos Anglicanos): «Evangelizar es presentar de tal manera a Cristo Jesús en el poder del Espíritu Santo, que los hombres y mujeres lleguen a poner su confianza en Dios a través de él, a aceptarlo como su Salvador, y a servirlo como su rey en la comunión de su iglesia.» Esta definición reconoce que la meta de la E es la persuasión o el hacer discípulos. (Ver evangelización como persuasión). (Ver evangelismo).[4]

B.BIBLIA Y MISIONES. Los cristianos han recurrido siempre a la biblia como su fundamento para la acción misionera. Al hacerlo, han echado mano de sus ricos recursos de múltiples maneras y por diversas razones. A veces lo han hecho guiados por razones personales, otras buscando inspiración para renovar y orientar su motivación misionera. En otras ocasiones las razones han sido prácticas o apologéticas. Se valieron de la biblia para confrontar problemas específicos o subscribir determinadas estrategias misioneras. En otros casos, han buscado en las Escrituras modelos o patrones para la acción misionera o criterios para el establecimiento de comunidades cristianas. En América Latina de modo particular, la introducción de la biblia ha sido la primera acción misionera y la semilla que dio comienzo al movimiento evangélico en más de un país.[5]

3.TIPOS DE MISIONES

A. MISIÓN CENTRIFUGA. La naturaleza de la mision de la iglesia es centrífuga. A diferencia de Israel, a la iglesia no se le requiere que esté quieta y atraiga a otros pueblos a su propia cultura y nacionalidad. Se le pide que salga y vaya a los pueblos de la tierra y gane a toda criatura para la causa de Cristo allí donde están. Estos, a su vez, deben formar extensiones de la iglesia en medio de su propio pueblo y llevar a cabo ellos mismos la misión centrífuga («que vayan,» Mt. 28.19; Hch. 1.8). La iglesia no debe esperar que los inconversos vengan a ella. Debe salir a ellos en círculos de influencia cada vez más amplios.

B. MISIÓN CENTRIPETA. La naturaleza de la misión de Israel era centrípeta. Debían atraer a los habitantes de otras naciones a su propia nación y a la obediencia a las leyes de Dios. Su eficiencia en hacer esto estaba directamente relacionada con su propia obediencia como pueblo de Dios. Israel debía ser como un imán espiritual para atraer a otras naciones a Dios. Los israelitas debían servir como sacerdotes santos a Dios, revelándolo a las naciones y actuando como mediadores para traer a otros pueblos a Dios.[6]

C. MISIÓN INTEGRAL. Es la proclamación, en palabra y acción de un evangelio integral, que contempla la satisfacción de todas las necesidades humanas, y anuncia en Cristo una salvación que alcanza a todas las esferas de la vida y las relaciones humanas. CLADE III señala: «La visión, la acción y la reflexión misionera de la iglesia deben fundamentarse en el evangelio que, cuando es comprendido en su integridad, se proclama en palabra y obra y se dirige a todo el ser humano.» Según René Padilla, «en el centro mismo de la misión está la proclamación de Jesucristo como Señor, cuya soberanía se extiende sobre toda la creación. Consecuentemente, tiene la mira puesta no sólo en la extensión geográfica y el crecimiento numérico de la iglesia, sino en el cumplimiento cabal del propósito de Dios en todo aspecto de la vida humana en su dimensión personal y en su dimensión social.»[7]

D. MISIONERO. 1. Aquel que propaga la fe religiosa entre personas que profesan una fe diferente o ninguna. El budismo y el cristianismo han sido las religiones mas misioneras de todas. 2. Según Paul G. Hiebert, «misionero es una palabra moderna, que representa un status y una función que se encuentra en Occidente. En la mayoría de las otras culturas no existe.» Cuando un misionero se presenta en estas culturas, la gente lo observa y trata de deducir por su aspecto en cuál de su propia serie de funciones encaja. Entonces concluyen que él es un determinado tipo de persona y esperan que su comportamiento coincida con ello. Esto ha dado lugar a muchos malentendidos culturales. Los misioneros no siempre son conscientes de cómo los perciben los demás. 3. Don del Espíritu Santo (1 Co. 9.19–23; Hch. 8.4; 13.2–3; 22.21; Ro. 10.15). Según C. Peter Wagner, «el don de misionero es la habilidad especial que Dios da a ciertos miembros del cuerpo de Cristo para ministrar todo tipo de dones espirituales que tengan, en una cultura diferente de la propia.» [8]


[1] Deiros, P. A. (1997). Diccionario Hispano-Americano de la misión. Casilla, Argentina: COMIBAM Internacional.
[2] Deiros, P. A. (1997). Diccionario Hispano-Americano de la misión. Casilla, Argentina: COMIBAM Internacional.
CLADE I Declaración Evangélica de Bogotá, Primer Congreso Latinoamericano de Evangelización (Bogotá, Colombia, 1969).
PL Pacto de Lausana, Congreso para la Evangelización Mundial (Lausana, Suiza, 1974).
[3] Deiros, P. A. (1997). Diccionario Hispano-Americano de la misión. Casilla, Argentina: COMIBAM Internacional.
[4] Deiros, P. A. (1997). Diccionario Hispano-Americano de la misión. Casilla, Argentina: COMIBAM Internacional.
[5] Deiros, P. A. (1997). Diccionario Hispano-Americano de la misión. Casilla, Argentina: COMIBAM Internacional.
[6] Deiros, P. A. (1997). Diccionario Hispano-Americano de la misión. Casilla, Argentina: COMIBAM Internacional.
CLADE III Declaración de Quito, Tercer Congreso Latinoamericano de Evangelización (Quito, Ecuador, 1992).
[7] Deiros, P. A. (1997). Diccionario Hispano-Americano de la misión. Casilla, Argentina: COMIBAM Internacional.
[8] Deiros, P. A. (1997). Diccionario Hispano-Americano de la misión. Casilla, Argentina: COMIBAM Internacional.